“Netflix o el arte de no dejar indiferente a nadie”, por Tamara Shboul y Marc Valderrama

Los juegos de palabras, los dobles sentidos y la originalidad de sus mensajes son algunas de las claves del éxito de sus campañas. Netflix conoce muy bien lo que un día dijo Óscar Wilde y es que hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti. Por eso, busca el efecto sorpresa y aprovecha cualquier oportunidad para impactar a los usuarios, desde la Blanca Navidad de Narcos, pasando por el currywurst alemán de Santa Clarita Diet, hasta la realidad virtual con Stranger Things en Times Square. Son acciones de gran revuelo que se han viralizado porque han sabido adaptarse a la cultura y actualidad de cada país y, por eso, han logrado la complicidad y la conexión emocional con la gente.

Ya sabemos que la identidad y el tono de marca resultan, hoy en día, aspectos imprescindibles a tener en cuenta para destacar en un mercado completamente saturado de información y estímulos. Y, en este sentido, Netflix no solamente ha logrado destacar respecto al resto de marcas y tener una personalidad marcada y definida, sino también ha ido más allá y se ha incorporado en la mente y el lenguaje urbano de más de una generación y es que ahora es habitual relacionar el sofá y la manta con Netflix y es común responder “prefiero una tarde de Netflix” cuando te invitan a tomar café.

Además, Netflix no solamente habla sino también escucha lo que la comunidad le dice e interactúa con sus seguidores en redes sociales con un tono cercano, de confianza y haciendo algunas bromas porque sabe que cae bien. Al ser tan auténtico y desenfadado en su comunicación, se ha convertido en un amigo e incluso en parte de la familia (hay seguidores que se dirigen a la marca como tío Netflix). Cabe destacar que en la mayoría de sus respuestas aprovechan para introducir sus propios contenidos, ya sea con memes, gifs o frases de personajes.

¿Qué le depara el futuro a la estrategia comunicativa de Netflix? Puede que podamos llegar a mantener conversaciones más inmediatas, no solo con la compañía sino con los personajes de nuestras series favoritas. Puede que la comunicación en redes sociales evolucione de un proceso promocional o conversacional a una dinámica para movilizar la narrativa de una serie. ¿Te imaginas poder decidir el futuro de un personaje o que el protagonista de una serie diga una frase tuya?

Artículo escrito por Tamara Shboul Molina, Digital Content Executive en Arena Media Barcelona y Marc Valderrama Carreño, Trainee en Planificación en Arena Media Barcelona